Belén Garijo, CEO de la división sanitaria de Merck: “nunca me he sentido un bicho raro ni el prototipo de superwoman”

Belén Garijo

Natural de Almansa (Albacete), donde ostenta el título de “Almanseña Ilustre”, siempre quiso ser “un buen médico”.

Es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Alcalá de Henares (Mádrid), especialista en Farmacología Clínica y una de las mujeres con más alta responsabilidad dentro del mundo de la industria farmacéutica.

Se define a sí misma como “una profesional con la determinación, la ambición y la visión para conducir a las organizaciones más allá de sus propias expectativas”. Reconoce en el talento, el compromiso y los resultados los ingredientes que le han permitido llegar donde está.

Rebelde y comprometida con su profesión, llegó a encerrarse junto a sus compañeros en la Facultad de Medicina en protesta por el numerus clausus. Ella lo define como “espíritu de lucha”, aspecto que reconoce valorar mucho en sus colaboradores: nunca aceptar un no por respuesta.

Finalizó su periodo de formación como MIR en el Hospital Universitario de La Paz y se incorporó al área de investigación y desarrollo en el mundo farmacéutico, aunque no puede evitar recordar que su vocación pasaba por la medicina hospitalaria. Ejerció como médico de familia, donde adquirió competencias, relacionadas con la empatía, que reconoce ha utilizado posteriormente durante su desarrollo profesional en el mundo farmacéutico. Además reconoce que le da al “ojo clínico” el mismo valor que en el ámbito asistencial: le permite ver que detrás de cada síntoma hay un problema que encontrar y resolver.

Inició su trayectoria en el ámbito farmacéutico como directora médica de Abbott España y ahí inició un periplo profesional que le ha llevado a vivir desde Estados Unidos a varios países europeos. En Abbott fue nombrada responsable global de Medical Affairs en la sede central de Abbott en Illinois (EEUU) y fue cuando decidió salir de su zona de confort (el área médica) y saltar al área de negocio, dirigiendo la Unidad de Negocio de Oncología de Rhone Poulenc Rorer. La fusión de este con Hoechst Marion Roussel le hizo pasar a ser la vicepresidenta del área de oncología de Aventis (Nueva Jersey, EEUU), desde donde regresó a España, ya como directora general de la compañía. La fusión con Sanofi hizo que se trasladase de nuevo, esta vez a París, como vicepresidenta de Operaciones en Europa y miembro del comité de dirección, hasta que en 2011 Merck la fichó como CEO de la división farmacéutica (Merck Serono) y posteriormente se convirtió en la CEO de Merck Healthcare, donde dirige el área de asistencia sanitaria a nivel global.

Desde entonces es miembro del consejo ejecutivo de la compañía y se ha convertido en la primera mujer no alemana en lograrlo, además de ser de las pocas, sino la única, mujer que lidera una compañía farmacéutica dentro del top 20 mundial. Es además consejera independiente de BBVA y L`Oréal y ha recibido numerosos reconocimientos profesionales a nivel internacional.

Aunque nunca se ha visto limitada por techos de cristal, reconoce que el nomadismo profesional, que le ha dado una gran visión global y exposición cultural muy enriquecedora, ha sido duro tanto para sus dos hijas, como para su marido (que ha tenido que supeditar su trayectoria a la carrera de su esposa) y para ella.

Considera que un líder es la persona que no sólo tiene la confianza, sino que también es capaz de transmitirla para movilizar o inspirar a los equipos a ir más allá y por ello cree que el reto no es conseguir los resultados, sino cambiar la cultura de una organización para que trabaje y consiga resultados de una manera distinta.

Considera que su estilo de liderazgo es muy directo, orientado a entender qué necesita su equipo para obtener así los mejores rendimientos, a poner en marcha estrategias y a conseguir resultados, porque valora que un líder sea una persona clara, sensible, capaz de escuchar y entender las circunstancias del otro y que sepa explicar las reglas del juego. Cuando habla de sus principales rasgos como líder, considera que ha sabido crear equipos de gente a su alrededor que son mejores que ella misma, lo que le enriquece enormemente, le estimula y le reta a ser mejor que ellos, porque reconoce no tener todas las respuestas.

Basa su estilo de gestión en la importancia del talento y de las personas para conseguir los objetivos de la organización, buscando encontrar la complementariedad entre todos los miembros, quizá por ello es una defensora apasionada de la diversidad. Considera que es importante que cada cual se sienta responsable de su labor, aspecto necesario para que consigan, contribuyan y aporten valores basados en objetivos, visiones y ambiciones previamente establecidos. Aboga por un modelo de gestión que esté dirigido por la contribución, no por qué es lo que controlo, sino por dónde puedo contribuir.

Ante la pregunta, en una de sus entrevistas, de si se ha sentido como un bicho raro, su respuesta es firme: “Nunca me he sentido un bicho raro ni el prototipo de superwoman. Siempre he pensado que superwoman es quien saca adelante a la familia con muchos menos recursos, con más limitaciones, y muchos más hijos que yo. Lo que sí soy es una trabajadora comprometida con mis objetivos, una persona que desea aprender cada día. Y si es necesario, y me tengo que reinventar para seguir gestionando mi vida laboral y personal, pues lo hago”.

Feliz semana!

Patricia A-Fdez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s