No se puede tener todo, ¿o quizá si?

Captura de pantalla 2016-06-04 a las 21.45.24

Llevo días reflexionando sobre algunos de los motivos por lo que se invierte el porcentaje de mujeres a lo largo del ascenso profesional en las diferentes profesiones sanitarias. Carreras en las que, desde hace ya tiempo, más de un 70% de las estudiantes son mujeres, y en las que sin embargo, estas ocupan puestos de responsabilidad en menos de un 30% de los casos.

Tras meses escribiendo semanalmente sobre ello, de una forma u otra, la gente termina dándote su opinión al respecto, incluso te llegan artículos, que aunque de hace algún tiempo, ya abordaban el tema en profundidad en nuestro país. Hoy quiero compartir algunas de estas opiniones, aunque lo que realmente me gustaría es conocer la opinión de aquellos que estáis ahí, al otro lado.

  • “To think manager is to think male” (Schein, 1989) “A las mujeres os falta ambición y liderazgo. Pecáis de buenísimo, de hagamos las cosas por consenso, etc y al final lo que necesitamos son jefes que tomen decisiones y eso a vosotras os cuesta”

No pretendo dar réplica a cada una de las frases que he escuchado, aunque es cierto que hace unas semanas escribía una entrada sobre las ventajas de incorporar otros modelos de liderazgo a nuestras empresas. Aún así, no es menos cierto que no es suficiente con incorporar a una mujer a los comités de dirección. Se necesita más masa crítica para que lleguen a escucharse, o a no ignorarse, opiniones y puntos de vista diferentes, cosa que parece razonablemente difícil si está una mujer sola, aunque sólo sea por aquello de donde fueres… Tenéis esa entrada en la que hablaba de los beneficios de la diversidad aquí.

  • Una opinión comentada fundamentalmente en el ámbito de la enfermería: “si en algún momento hay que sacrificar una carrera en la pareja para que el otro miembro progrese, es frecuente que sea la de la mujer porque muchas veces, o bien es la que menos gana, o bien se valora la posibilidad de aprovechar ese posible “parón” profesional para tener hijos. Tras eso, reincorporarse es más complicado”.

  • “En algún momento hay que tener los hijos y eso te pasa factura profesional”. Si no los tienes al principio crees que no te posiciones de forma adecuada y pierdes la oportunidad de encontrar “tu sitio”. Si esperas a tenerlos cuando ya “estás posicionada” pierdes la oportunidad de “desarrollar tu carrera”, porque habitualmente se interpreta que para promocionar es necesario “estar siempre disponible” y los vínculos familiares se ven como obstáculos a la disponibilidad.

Y yo me sigo planteando, ¿será que realmente los hijos son solo de sus madres? Seguimos pensando en programas de conciliación familiar pensados en las mujeres, en “feminizar los horarios” como leíamos hace apenas unos días… Deberíamos desarrollar programas pensados para ambos progenitores, fomentar una cultura profesional que infravalore el presentismo y ponga en valor aspectos relacionados con la visión que te da la capacidad de tener una vida más completa: trabajo, familia, amigos y otras inquietudes.

Lo bueno es que las generaciones que vienen empiezan a tener más claros algunos de estos aspectos. Cada vez se habla más de competencias, y estas incluyen muchos otros aspectos no exclusivamente laborales: iniciativa, creatividad, optimismo, gestión del tiempo, gestión de la atención, gestión del estrés, autocrítica, autoconocimiento, mejora personal, autocontrol, toma de decisiones, equilibrio emocional e integridad. Aspectos todos ellos que se desarrollan de forma extraordinaria en el mundo de las relaciones desinteresadas, es decir fuera del ámbito profesional, por lo que probablemente desarrollar estos otros campos empiece a ser necesario para ser mejores laboralmente hablando.

A propósito de aspectos relacionados con estas opiniones, también escribí un post hace ya unos meses.

Y tú, ¿cuál crees que es el motivo por el que siguen existiendo los “Techos de cristal” incluso en las profesiones más feminizadas?

Tu opinión nos importa a todos. Porque es importante abrir debates y analizar preguntas y respuestas, porque en aspectos relacionados con la igualdad de género, como en tantas cosas, es necesario recordarnos a diario que si no actuamos como pensamos, terminamos pensando como actuaremos y justificando aquello que no nos paramos a pensar.

¡Feliz semana!

Patricia A-Fdez

Anuncios

3 comentarios en “No se puede tener todo, ¿o quizá si?

  1. Hay otros muchos lados: desde éste sorprende que a una doctrina que dice buscar la igualdad no le merezca reflexión alguna más de un 70% de las estudiantes mujeres, que la masa crítica entonces importe un carajo.
    Es raro que no comience a plantearse por qué realmente en la práctica los hijos son solo de sus madres. Desigualdad en permisos, desigualdad en la obtención de custodias, desprestigio relativo del rol paterno….
    ¿Fomentar una cultura profesional que ponga en valor aspectos relacionados con la visión que te da la capacidad de tener una vida más completa: trabajo, familia, amigos y otras inquietudes? ¿? ¿? ¿? ¿Ser soltera debe penalizar? ¿Amigos? ¿Qué inquietudes? ¿Las mayoritariamente femeninas? ¿Cuántos puntos dará la experiencia de la mili, ser hijo de padres separados o la visión que te da la capacidad de tener una vida más completa: varios trabajos, varias familias que varían con el tiempo, buscarse el sentido de continuidad sin hijos, amigos, otras inquietudes… ¡Venga ya ¡Siempre sería discrecional y favorable al lobby que en ese momento tenga la capacidad de colar su modelo de vida completa
    ¿Cómo vamos a medir iniciativa, creatividad, optimismo, gestión del tiempo, gestión de la atención, gestión del estrés, autocrítica, autoconocimiento, mejora personal, autocontrol, toma de decisiones, equilibrio emocional e integridad? Si se premian, cualquier medición objetiva de las mismas será mimetizada extraordinariamente por interés. De manual de autoayuda. ¿Qué relaciones son desinteresadas? ¿Se relaciona desinteresadamente conmigo quién pretende tener hijos para su autorrealización, en el amplio sentido de los términos, y que yo, que tengo otras prioridades, le page las consecuencias evidentes e inerradicables de ello sobre la productividad laboral? ¿Qué autocrítica y autoconocimiento denotan la nada nueva pretensión de que la sociedad valore lo que valoramos? Recordémonos a diario que si no actuamos como pensamos, terminamos pensando como actuaremos y justificando aquello que no nos paramos a pensar
    Y yo, ¿cuál creo que es el motivo por el que siguen existiendo los “Techos de cristal” incluso en las profesiones más feminizadas? Por la aceptación de contratos familiares que las traban en mayor medida, por la mayor cardinalidad de la maternidad para ellas. Parecido a por qué sigue existiendo el techo de cristal del menor capital erótico masculino.

    Me gusta

    • Muchas gracias por el comentario!
      Sin duda, hay muchas maneras de valorar la diversidad y sus beneficios y con tu comentario ofreces muestra de muchas formas de valorar la misma. Queda mucho camino para romper con los estereotipos creados y aquellos que desgraciadamente nos queda por crear. Quizá entre todos logremos poner luz en todos los rincones, para así crear una sociedad que nos permita una mayor libertad de elección a todos.
      Gracias de nuevo!
      Patricia

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s