¡Creer para Ver!

Tras una semana de magia, sólo puedo decir: ¡sí, creo!

Captura de pantalla 2017-06-17 a las 19.58.24

He vivido una semana intensa, el inicio de un programa de formación con el que empecé a soñar hace un año, en el que, de forma directa o indirecta, se han visto involucrados familia, amigos, compañeros y jefes, y a los que sólo puedo decir: GRACIAS por ayudarme a creer.

Una semana en la que el miedo a no superar las expectativas se ha visto superado por el privilegio de descubrir que sin miedo se puede llegar mucho más lejos y que, si además ese viaje lo haces acompañado de grandes compañeras, no sólo llegarás a un sitio extraordinario, sino que, como en tantas otras ocasiones, el camino se convierte en parte de este extraordinario destino (gracias a todas las #soyPromociona).

Como much@s ya sabéis, hace tiempo que me planteo la importancia de integrar diferentes modelos de liderazgo para mejorar el funcionamiento de nuestras organizaciones. Considero que esto es especialmente relevante en organizaciones tan transversales como las sanitarias, orientadas a ciudadanos sin distinción de género, edad, clase social, creencias…, que además, hasta ahora, apenas participaban en nuestras decisiones.

Bien, pues esta semana me ha servido para reafirmar la necesidad de incorporar estos y otros modelos. Porque, si como decía Anais Nin: “No vemos las cosas como son. Las vemos como somos nosotros”, se vuelve clave enriquecer los equipos de otras formas de ver ese mundo. Eso nos requerirá aprender, desaprender y reaprender, porque si ya casi nada permanece, adaptarse al cambio con rapidez se convierte en el nuevo “don” para hacer crecer los proyectos.

Esto nos exige entender que incorporar a nuestros equipos personas que sean capaces de ver y resolver los mismos problemas de otra forma, no sólo enriquecerá los resultados de nuestras empresas, sino que además las hará más sostenibles en el tiempo, porque hará que todos encuentren sus referentes, sus modelos.

Si cuando inicié el blog, entendía que era importante que las mujeres identificásemos con facilidad referentes que nos sirviesen de modelo, no es menos importante que, aquellos que piensan, sienten, actúan de forma diferente, encuentren referentes que les permitan ver que su modelo de aprendizaje es tan aceptable y posible como el de otros.

Esta diversidad nos obliga a romper con el mito de los buenos y los malos modelos, poniendo en valor la importancia del momento, de forma que aquellos equipos que cuenten con mayor agilidad para dar respuestas a cualquier tipo de situación, en las que se exija acción, evaluación, análisis, decisión… serán los más adaptadas y por tanto los que contarán con la ventaja de ser oportunos y en el momento.

Y tu equipo, tu empresa… ¿están preparados para dar respuesta al momento?

Feliz semana!

Patricia A-Fdez

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s